> 21 de Enero de 2013
Los Lions en Argentina

Siguiendo el tema de la semana pasada, en esta nueva edición de sus columnas semanales, Frankie Deges analiza la relación entre nuestro país y el equipo británico, que tiene como recuerdo más cercano el match que jugaron en el 2005.

Una nueva columna de Frankie Deges

En 1910 el rugby en Argentina era en inglés. Sí; los clubes estaban repletos de británicos o argentinos de ese origen. De hecho, la hoy Unión Argentina de Rugby se llamó hasta fines de la década del ‘20 la River Plate Rugby Football Union; sus estatutos y actas estaban redactados en el idioma de William Shakespeare.
 
En ese contexto, y como parte de los enormes festejos por el Centenario de la Revolución de Mayo, se extendió una invitación a la RFU – que en ese momento era más fuerte que el entonces International Rugby Football Board, hoy sin el fútbol en su nombre – para invitar un equipo representativo a visitar nuestro país.

Aquel equipo de dieciséis ingleses y tres escoceses, llamado Británicos en nuestro país aunque nominado originalmente como English Rugby Union Team, luego sería considerado parte de la historia de los British & Irish Lions tuvo como capitán al fullback de Inglaterra John E. Raphael. Era uno de cinco internacionales – cuatro ingleses y un escocés; un sexto jugó para Escocia después de la gira. Ese 1910 coincidió – por única vez – con dos equipos de gira; el principal estuvo en Sudáfrica jugando 24 partidos.

La de nuestro país fue mucho mas corta, tan sólo seis partidos que arrancaron el 26 de mayo, contra un equipo denominado Olímpicos A. Agotados por el largo cruce del Atlántico, ganaron 19 a 13 contra un equipo de todos apellidos británicos, capitaneado por Oswald St. John Gebbie, de Biei.

Tres días mas tarde, Belgrano Athletic sufrió a los visitantes con un 58-0 – en épocas de try de tres – y el 2 de junio fue el turno de Olímpicos B, al que los hoy Lions le ganaron 39-5.

El Buenos Aires Football Club, en aquel entonces ubicado donde hoy está el Planetario y hoy Buenos Aires Cricket & Rugby Club (Biei), fue el cuarto rival el 6 de junio y el 28-0 marcó las diferencias.

Si bien no está establecido fehacientemente – no hay lamentablemente una historia oficial del rugby argentino – que éste fue el primer partido internacional de un equipo representativo de nuestro país, el primer test-match puede considerarse aquel jugado el 16 de junio, en Sociedad Sportiva, en Flores.

Los Británicos le ganaron al seleccionado de la River Plate RFU por 28 a 3, pero para la historia, los primeros “argentinos” – sus apellidos marcan origen – fueron: J.E. Saffery (Belgrano); Cornelius MacCarthy (Lomas), Oswald St. J. Gebbie (capitán)(BACRC), Franck de Courcy y M. Heriot (BAFC); Henry Talbot (Rosario Athletic) y W.A. Watson (Belgrano); Carlos T. Mold (BAFC), Barry H. Heatlie (Lomas Ahtletic) y L.H. Gribbell (Belgrano); W.H. Hyman, F.W. Sawyer (Rosario Athletic) y F. Henrys (BAFC); A. Bovet (Ferrocarril Sud), A. Donelly y Alvan Reid (Rosario Athletic). MacCarthy apoyó el primer try de nuestra historia.

Un día después, finalmente, el idioma en el campo de juego fue tanto inglés como español. Argentinos Nativos perdió 41 a 10 y los nombres de ese equipo fueron: R. Riobóo; E. Shaw, Osvaldo St. J. Gebbie (capitán), Manuel Fresco y Jorge G. Brown, Carlos T. Mold (Arnoldo Watson-Hutton) y Pedro Groppo; Roque Coulin, Wenseslao Paunero y Rodolfo Buzzo; M. Fuschini y Juan A. Buzzo; Adolfo Pividal, K. Drysdale y J. Leonardi

Mientras los British Lions empezaban a tomar envión internacional, el rugby argentino se miró el ombligo. El partido más importante de la temporada seguía siendo el que se jugaba entre Argentinos y Británicos – luego fueron Extranjeros. Si bien se eligió un plantel argentino de 21 jugadores para los Juegos Olímpicos en 1924, no pudo siquiera subirse al barco hacia París por los elevados costos.

Hubo que esperar al ’27 para la siguiente visita. Aquel plantel fue mas duro – nueve partidos, cuatro internacionales frente a Argentina – por lo que los visitantes, ya con un escudo como el de los Lions y bajo el verdadero mote de Británicos incluían ingleses, escoceses, irlandeses y dos sudafricanos estudiando en Oxford y Cambridge del mejor nivel. Eran jóvenes – ocho ya tenía caps y otros siete serían internacionales después de esa gira.

Entre el 24 de julio y el 21 de agosto, los nueve partidos ganados por los Británicos fueron los siguientes: v Anglo-Argentinos, en Hurlingham (24 a 0), CASI, en Belgrano Athletic (14-0), GEBA/CUBA, en GEBA (24-0), BAFC/Belgrano Athletic, en Belgrano (44-3) y el Combinado de la River Plate Rugby Union, en Gimnasia de La Plata (34-3). Los cuatro tests no fueron positivos para Argentina: 37-0, 46-0, 34-3 y en el último partido 43-0. Fueron 70 tries, 32 conversiones, tres drops y tres penales contra dos penales y gol desde un mark en los nueve partidos, marcando la enorme diferencia que existía.

La recepción social fue enorme. Estuvieron tanto en el Hurlingham Club como en hoteles en el centro de la ciudad y eso fue importante a la hora de decidir lo que sería el tercer y último tour por nuestro país – en el que por primera vez abandonarían Buenos Aires para viajar a Rosario para jugar un partido.

Ese viaje, en 1936, en años convulsionados previos a la Segunda Guerra Mundial, tuvo doce internacionales y otros seis que lo serían, incluyendo al príncipe ruso Alexander Obolensky que meses después le apoyaría dos tries a los All Blacks en su debut con Inglaterra y fue el primer internacional en morir en la Guerra cuando el día después de haber sido convocado para un test con Gales se estrelló con su avión mientras entrenaba para combatir con la RAF.

Nuevamente, la paliza de los visitantes fue enorme: 55 a 0 al BAFC, 27 a 0 al Seleccionado A, 27-3 a Olivos RC, 28 a 0 frente al Seleccionado B, Pacific (hoy San Martín) cayó 62-0 antes del viaje a Plaza Jewell, en Rosario, para vencer a la Unión del Rugby del Litoral 41 a 0. Luego vendrían las victorias contra Old Georgian 55-6, Belgrano Athletic, en GEBA, 37 a 3, el test contra Argentina 23 a 0 y el cierre contra un combinado de Hindú-SIC-CUBA por 44-0. Fueron 399 puntos a favor y 12 en contra, con el velocista Jim Unwin apoyando 17 tries.

La Guerra cortó la relación deportiva; Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia estrecharon lazos en esa contienda y luego del regreso de la paz, fueron los países que recibieron al seleccionado multinacional. Afuera quedó de la rotación nuestro país y hoy, por el volumen del negocio, por la historia, es difícil que alguna vez regresen.

Hubo que esperar al 2005 para la ¿última? chance – y primera en la era moderna – para que Los Pumas pudieran jugar contra los Lions. Aquel partido en el Millennium de Cardiff, y si alguna vez podremos verlos en el país, será tema de la próxima columna.

Autor: Frankie Deges
Foto: FD
Fuente: Mundial XV
guialaboral
scrum5
Email:
Nombre y Apellido:
Copyright© 2011 MundialXV. Todos los Derechos Reservados.